viernes, 24 de marzo de 2017

MILHOJAS DE MERENGUE


No sabes bien cuantos recuerdos agradables me traen la milhojas.
En Orense teníamos una pastelería, hoy ya desaparecida, llamada "Milhojas" como su nombre bien nos indica su dulce principal eran las milhojas, (entre otros muchos) madre miaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡ estaban exquisitas.
En mi época de colegiala y cuando salíamos del colegio de paseo los días festivos, íbamos corriendo a la Calle del  Paseo, que es donde tenían la pastelería a comernos unas ricas milhojas, era un vicio que teniamos entre unas cuantas internas, vaya que nos encantaban y es mi dulce preferido, cosa que ahora en pocos sitios las hacen y nada que ver con las de antes, por lo menos las que tengo probado están harinosas no se que les pueden poner.
No quiero presumir de nada, pero os dijo que estas Milhojas que están tal como las que recuerdo de la pastelería, sin aditivos ni cosas artificiales, solo hay que seguir unos pasos bien sencillos para hacerlas.
Lo que si os aconsejaría es un termómetro de cocina, que tiene muy poco coste y en la cocina es imprescindible para hacer muchas cosas sin problemas, cogiéndole el punto exacto.


INGREDIENTES
2 láminas de hojaldre rectangular mejor

Para el merengue Italiano:
250 g de azúcar normal
125 g de claras
100 g de agua
azúcar glas para decorar

Precalentamos el horno a 180º
Ponemos una lámina de hojaldre en la placa del horno sobre papel de cocina, en cima del hojaldre volvemos a poner papel de horno, y luego peso con otra placa pesada,  para que así con el peso el hojaldre no se infle y nos quede fino.
Horneamos el hojaldre 30 minutos, pero "ojo" a los 20 minutos miramos como esta de cocido y controlamos que no se nos queme, pero que nos quede bien doradito.
Repetimos el mismo proceso con la siguiente lámina, dejamos enfriar sobre una rejilla para que no coja humedad. 


Ponemos el agua y el azúcar en un cazo mezclamos y dejamos hervir sin remover. 
Las claras las ponemos en el bol de la batidora y cuando el almíbar llegue a la temperatura de 110ºC se pone en marcha la batidora a velocidad 8, al llegar la temperatura del almíbar a 119º C (o punto de bola) se retira del fuego el cazo y empezamos a verter sobre las claras el almíbar en forma de hilo (como en la foto o mas fino) sin dejar de batir bajando la velocidad a 6.
Al terminar de echar el almíbar seguimos  batiendo a velocidad 4, hasta que se enfríe un poco el merengue, cuando esté casi frío le añadimos unas gotas de limón, esto hace que esté blanco y brillante.
Yo lo pongo en una manga pastelera con la boquilla que nos guste, yo lisa.
Una vez frío el hojaldre cortamos rectángulos con un cuchillo de sierra con cuidado, los rellenamos como tres dedos de merengue (el primero de la bandeja es tal cual lo hacían en la pastelería)
Os animo a que los probéis, es más sencillo de lo que os pensáis....
Procedencia: Lola en la cocina

11 comentarios:

  1. Hola María José, las milhojas es el dulce preferido de mi madre, le encantan, siempre me dice que las haga y no me doy puesto, el merengue italiano ya le tengo cogido el punto y queda delicioso, el tuyo esta de cine, te han quedado además de ricas preciosas, me han encantado...Bess

    ResponderEliminar
  2. El milhojas era el dulce preferido de mi madre, también por la pastelería que tenía cerca de su cole de niña :o)
    Eso si creo que de merengue nunca lo había visto antes y con lo que nos gusta en casa, seguro que cae pronto para un día especial!
    Besos y feliz sábado,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. La de años que hace que no veo un meremgue, antes había en todas partes! Tengo un cuñado que le encantan, también es su dulce favorito, seguro que a estos tuyos les hacía una fiesta, porque están justo como a él le gustan... te han quedado bárbaros!
    Biquiños rula y buen finde

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga, te han quedado de dulce jejeje nunca mejor dicho, que buenos recuerdos veo que tienes de ellas, y que gusto da comerse algo que nos traiga esos maravillosos recuerdos de la infancia, me han encantado. Mil besicos cielo un dia de estos te llamo que tengo ya gana de oir tu voz

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho el merengue,te quedó fantástico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa, ya ves si me acuerdo! eran las favoritas de mi madre y en las ocasiones especiales cuando éramos pequeños íbamos a comprarla una milhoja en plan sorpresa y todos metíamos el dedo en ella, era altísima! Ahora no he vuelto a comprar una milhoja pero sí que habrá buenas pastelerías donde se esmeren en su elaboración.
    Desde luego a ti te han quedado de campeonato maja, que color tiene el merengue, en estas sí que dan ganas de meter el dedo jajajja
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  7. Que buenas te han quedado estas milhojas, un dulce muy bueno y hechos en casa una delicia!!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  8. Hola María José! Gracias por pasarte por mi blog, se lo agradezco también a Kasioles que te llevó hasta allí jeje! No conozco este tipo de milhojas pero tiene una pinta muy rica, el merengue italiano te ha quedado fabuloso y muy brillante! Un besito!!

    ResponderEliminar
  9. https://miyomasdulce.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Merengue, era el dulce preferido de mi padre.
    Lo has preparado; genial.

    ResponderEliminar
  11. Ayyyy María Jose, que merengazo tan exquisito, te lo copiaré, uffff desde aquí se ve como brilla y se escucha el crujido jejej, gracias me encanta tu receta

    ResponderEliminar